Andoni, como discípulo avanzado de Ferran Adrià, rebasa continuamente los límites establecidos.

Su último libro atrapa nuestros sentidos de forma sorprendente. Las extraordinarias imágenes y recetas satisfacen nuestros apetitos visuales y mentales, y sus palabras sacian nuestra curiosidad sobre sus inspiraciones.

Cada página es un viaje que conecta con un nivel del cerebro.